El Mito de la Mente


Todo es amasijo de lo esencial.
Todo vendrá y también se irá,
alejamiento de espacios y palabras,
¡Cuántas bellezas puras pasarán,
pavimentando la ruta de estrellas!
El agua no será la misma,
ni el canto su forma diluida,
ya hablarán otras cosas con la voz de si mismo,
las flores y aves buscarán el sol.
Aunque todos hablen y comenten acerca de la mente, esta no tiene una cualidad central, y más parece una ilusión que algo tangible. Se le llama mente a la función de la conciencia diseñada para comprender fenómenos de modo dual, o sea, que puedan ser experimentados.
El equivocado funcionamiento de esta cualidad hace que se diversifique sin control hacia todo lo que se mueve. Este estado de ignorancia, este funcionamiento disperso de todos los días, es asumido como “la mente”.
Su funcionalidad y presentación nos aparece en cada instante vivenciado, y sus productos nos muestran una especie de realidad a la cual llamamos “el mundo conocido”. La mayoría de las personas tiene un comportamiento o una conducta que no muestra diferencias significativas respecto a la conducta del resto de su comunidad. Eso hace que el hábito de pensar y construir se convierta en la normalidad, ilusiones que son ajenas al momento presente.
Este tipo de ilusión de ser se reconoce como el mundo particular que cada cual vive, y solo deja de existir cuando la persona, ocasionalmente y en forma esporádica, se topa con un quiebre que lo saca de esa ensoñación, y despierta.
Cuando aparecimos en la sociedad la ignorancia compartida se transformó en el modo de mirar, ver, sentir y socializar. Por otro lado, está también la ilusión que es compartida con el resto de sus iguales y que se conoce como el mundo fenoménico. Esa ilusión es alimentada constantemente por el currículum oculto de la sociedad, de la cultura y el medio ambiente, y persistirá durante toda la vida de vigilia, a no ser que se tome conciencia de lo real mediante el conocimiento de Si mismo.
La comprensión no viene con el simple hecho de entender la confusión de vivir en el pasado o proyectado al futuro. El presente activo tiene que realmente vivenciarse. Esta  confusión puede terminar cuando se realiza el sí mismo
Las tradiciones explican que el universo emana de lo Esencial, de lo Absoluto, nunca deja lo absoluto y se funde con él. El mundo conocido ha sido creado por la cualidad de la conciencia que se expresa como la función de la mente, es una superposición a lo Absoluto y el origen de manifestación del mundo nunca deja de ser infinito e inmutable. Las cualidades tempo-espaciales se nos aparecen como este universo. En nuestra confusión, superponemos toda la interpretación equivocada del funcionamiento dual de la mente, que es alimentada por la memoria y la imaginación, y presentando un mundo coherente y compartido. De ese modo falseamos la naturaleza de lo esencial suponiendo que lo que Es, existe y tiene limites espaciales y temporales, cuando realmente la paz, la armonía, la plenitud, es el estado normal de la conciencia que ha sido desdibujado por la interpretación polarizada de la mente.
Todo es más y se ha dispuesto
pero el amor no deja de fluir.
Como la miel con sabor y aroma
se seguirán llenando los espacios,
desbordando alegorías místicas.
El amor no dejará de emanar en lo profundo.
Allí danzo, donde respira lo esencial,
aunque se construyan armaduras de luz,
y con un gesto se destruirá el olvido.
R.Malak
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s