Mensaje de R.Malak – Año Nuevo 2012

Imagen tomada de la red

(Imagen tomada de la red)

A pesar que no hay certeza prescrita acerca de lo que viviremos con cada año de existencia, así como tampoco hay seguridad acerca de cuantos años nos vienen, hay referencias de que esto estaría  determinado por nuestra conducta, por las influencias del medio ambiente, por la herencia y otras circunstancias diversas.

En el caminar no hay vuelta atrás, en el avanzar y pasar cada curva, cada año, cada instante, saldrán al paso experiencias y acontecimientos que la mayoría de las veces no teníamos previstos. Algunos serán agradables, y otros traerán marcado un sufrimiento, unos se repetirán y nos prepararemos para mitigar sus efectos desagradables, pero lo que es cierto es que la vida no está para permitirnos el uso de  anteojeras.

Las experiencias siguen y seguirán siendo un maestro extraordinario y necesario, intentando dejar marcas inolvidables que nos recuerdan la verdad y evitan el autoengaño.

En este mes, un periodo de compras y búsqueda de regalos, les llamará la  atención que el mundo está sumergido en una feria de concursos. Se ofrecen los más diversos y tentadores precios para estimular la compra. Las campañas promocionales existentes en nuestro país son innumerables, haciendo pensar a la mayoría que puede obtener algo por nada, y con ello el consumidor recibe bombardeos propagandísticos, en los cuales lo que se desea vender se relaciona con aspectos que no dependen del objeto, quedando ocultas o disimuladas sus reales intenciones.

Es así, que el libro vende a la revista, los regalos venden tal o cual producto, ni siquiera los combustibles escapan de esta marea de concursos y el consumidor es manejado prefiriendo una determinada marca a otra sin fijarse en la calidad de la misma o en su precio. Por último, si realmente necesita el bien que está adquiriendo, termina por llevarse esta u otra colección que según la publicidad dice: “No debe ni puede faltar en su hogar.”

Anhelo que en el próximo periodo que se acerca, recojamos sabiduría, que la mente sea iluminada y comprendamos que la tolerancia no viene como regalo adicional, que ella sea obtenida por la meditación y en especial por la práctica permanente del ver profundo y claro. Aunque la identidad será probada hasta certificar que cumple con los requerimientos de lo esencial. A pesar de haber aprendido, nuevamente podemos resbalar en la confusión por despreocupación o por descuido. La vida te impulsa a estar atento para corregir los rumbos trazados y dejar de lado la teoría, cuando ya estemos en práctica. Ningún hombre o mujer es verdaderamente correcto si nunca ha estado expuesto a la vida, eso permite discernir la verdad  del error.

Una cosa es pensar en vivir (teorizando cómo y de qué manera es el ideal de ser y actuar en determinadas circunstancias) y otra muy distinta es estar viviendo la vida espontáneamente en plenitud. Siendo feliz cuando hay alegría y estando triste con las amarguras y los conflictos. Pocos se alcanzan a dar cuenta del mundo de la dualidad en que vivimos y de la tendencia que tiene la mente a dividir la realidad. Sujeto – objeto; Positivo – negativo; Humano – Divino; Macho – hembra; Acción – reacción. Y si seguimos buscando estos pares de opuestos que pueden esconder lo real, podemos mencionar ciclos de crecimiento – decadencia; Día – noche; Descanso – trabajo; Una parte y todo; Individuo – Estado. Y para qué seguir con el fastidioso problema del bien y del mal en una lista interminable.

En esta tendencia recurrente de alternativas y opciones que nos presenta nuestra mente, se precisa considerar que cada componente de un par existe en virtud del otro, sea como opuesto complementario tal como positivo y negativo, o por atributos tales como grande y pequeño. Se deduce que cada opuesto es parcial, incompleto, y ambos son necesarios para la más mínima expresión de verdad.

Es de allí que las religiones y filosofías acepten una verdad relativa y una absoluta, perteneciendo la primera al reino de la digestión intelectual y la comprobación, y quedando la última más allá de la conciencia centralizada.

Es obvio que cada uno de los opuestos es en algún sentido el otro y cada uno necesita del otro para estar completo. Aprender a utilizar el flujo de las fuerzas como el navegante en un barco a vela que se sirve del viento y la marea para alcanzar el puerto elegido, es una opción funcionalmente viable, que se muestra a quien se mueve en las circunstancias que le rodean al ritmo de lo natural.

Antes que pregunten ustedes, preguntaré yo: ¿Qué es el hombre en su último y más recóndito trasfondo? ¿Animal o Dios?, ¿ola u océano? Etc. Hay hipótesis y contra-hipótesis, y la verdad ¿cuál es?, ¿quién conoce el misterio?

En este nuevo año (¿nuevo?), nuevo en experiencias por venir, se requiere notar que todo esfuerzo, a pesar de ser positivo al dirigirse externamente a controlar y perfeccionar la identidad, procurando la anulación de los aspectos negativos de la personalidad, simultáneamente con un sistemático desarrollo de perfiles “positivos” (exteriores) del carácter, no tiene real valor si ello no está sustentado en lo que emana de si mismo como proyecto para este intervalo consciente. Como opción, que aprendamos a conocer desde el si mismo y que la conciencia manifestada deje de adherirse a los pensamientos discursivos racionales con exclusividad, que deje de fijarse en las cuñas mentales y en los conceptos abstractos y esquemáticos.

Quiero que este nuevo año tengamos el entusiasmo tras la realización de si mismo, que sigamos a la naturaleza, es decir, no trabajar en contra de sus leyes. Que aceptemos la cosecha de lo que hemos sembrado y formado por nosotros, que no forcemos la vida arbitrariamente y con una actitud artificial contra el curso de los sucesos. Que busquemos minuto a minuto, día a día, mes a mes, el permanente contacto con si mismo y sabremos que los contratiempos, mala suerte, enemistad y otras causas semejantes solo están en el error de los pares opuestos, y que podamos desaprender limpiando nuestra mente de sentimentalismos favoritos, dogmas heredados, supersticiones y nuestros muy apreciados clichés intelectuales que solo deforman y anulan nuestra mirada. Un abrazo a la distancia. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s