Volcando los conceptos… Ser y Existir

(Foto: Firman Hananda Boedijardjo)
“Existo desde siempre y para siempre… y si no existiera, nada más podría existir.”
Una frase que se presentó con absoluta claridad al momento de asombrarme ante lo real.
Una frase de total significación (en mi mente), y que, como un ancla, ha quedado fija como la verdad pura, para mí, para cuando me reflejo como existencia relativa, internada en el bosque del error de la identidad. Una frase armada con las palabras que estaban a la mano, y que brotaron sin reflexión de ningún tipo, como objetos o conceptos significativos que estaban en el depósito de mi memoria en el departamento de lenguaje. Y como he usado esta frase tantas veces, y ahora enfocamos junto con R.Malak una ontología (estudio del Ser) que utilizamos como herramienta para comunicar y señalar, me encuentro con el asunto de aclarar los términos, después de haber entendido el uso más común de estas palabras.
Ser es eterno, existir es temporal. Existir es como venir a ser en este plano de tiempo y espacio, entendiendo que tiempo y espacio es una concepción mental, por tanto venir a existir es también una concepción mental… concebidos en tiempo y espacio, parecemos ser los reflejos del Si mismo, entendiendo al Si mismo como lo Divino, Dios mismo, y a sus reflejos, como sus hijos a su “imagen” y semejanza. La comprensión intuitiva o claramente auto-revelada de lo esencial no nacido, de lo esencial eterno e inmanente, es el reconocimiento de nuestra real naturaleza: lo que soy.
En algún momento mi mente discursiva, el lenguaje captado referente a los asuntos de la no dualidad, y en base a lo que venía estudiando e investigando, estaba entremezclado con el inglés y el español, y por tanto, existencia era una palabra que había leído y entendido como “lo permanente” en algunos textos (de base doctrinaria Vedanta) traducidos de los idiomas hindúes al inglés. Cuando la realidad se me hizo patente, clara, supe del Si mismo (mi propio ser) y conceptualmente lo descifré como la existencia eterna, así que se me figuraron estas palabras en forma de lenguaje: “Existo desde siempre y para siempre y si no existo, nada más puede existir”……………. Pero luego, conversando intensamente con R.Malak, él me hizo ver que la palabra existencia puede más bien referirse a la existencia objetiva de un elemento en el espacio y el tiempo y que por tanto mi forma de expresión verbal tiende a mostrar de una manera un poco inconveniente esto que es tan sutil e inatrapable.
En la conversación constante con Malak, buscamos modos adecuados para expresar en conceptos las mejores formas de indicar esto que es íntimo, inmanente, esencial, que no puede ser visto ni objetivado en su real significado, sino tan solo como reflejo. La indicación es – para el que anhela reconocer lo Absoluto – dejar de sostenerse en el reflejo y mirar directamente al origen del reflejo. (Valga el símil de la luna reflejada en el estanque de aguas quietas). Esto no es más que ver desde el Si mismo y no desde la entidad manifestada… ver siendo la luna – tomando de nuevo el símil – y no siendo un ente que mira hacia la luna… ver sin el pensamiento racionalizador que mediante el juicio plantea la dualidad y la identidad, ver en el presente activo, sin identificarse con la forma… “ser” lo que soy a pesar de “parecer estar” como existencia manifiesta. Ser la plenitud sin rastro de dudas existenciales. Ser Conciencia Felicidad. Sat Chit Ananda.
Sin embargo, me reservo una especie de derecho o mejor dicho, me someto a lo inevitable de expresarme como salga, aunque para nada deseo confundir a nadie, y en este sentido agregaré que existencia podría referirlo a la conciencia esencial, que potencialmente contiene toda posible expresión que se muestre como existente ante la presenciación del Si mismo. Por lo tanto, existencia, siendo conciencia esencial inmanente al mismo Ser, es también la eternidad misma. Porque nada hay aparte del Si mismo.

Esta mañana veía un video de un señor muy respetable que no nombraré, donde habla de la pregunta: “¿Qué es Dios?”. “Qué” es una palabra de descripción, una presentación que hace la mente para que por medio de una reflexión o discernimiento, aparezca una respuesta objetiva. Pero Dios, entendido como lo Divino esencial, sin forma ni nombre (como recalca el Vedanta una y otra vez) no es objetivable, ni visible… Dios Es. Dios no es visible porque es Lo que ve. Sólo Dios es el Presenciador, el gran y único percibidor. Dios, conciencia de la felicidad. Dios percibe a su “hijo” o proyección: el yo, el individuo, la eseidad (sensación e idea de ser). Dios percibe el ego y es Dios quien percibe la paz cuando el ego se desvanece. Dios conoce omniscientemente todo el despliegue funcional de la mente, incluyendo su manifestación como centralización en cuerpo, mente y emociones. Los hindúes lo llaman Brahman, los musulmanes Allah, el Advaita lo llama Ser, otros lo llaman Conciencia Crística, o Conciencia Suprema, o Cósmica.
Se dice que Dios está en ti, y es realmente porque tú (sin ego ni forma) eres Dios. Tú, quien conoce, eres consciente de la variedad de estados mentales, y nada existe si tú no lo conoces. Dios es existencia eterna, pues todo lo contiene desde siempre y para siempre, Dios Es, y eso eres, eso soy. Namasté: saludo amorosamente al Ser que eres desde el Ser que soy.
Dios, palabra que ha tendido a usarse para determinar una entidad suprema, superior, lejana o cercana, pero distinta de mí y de su creación… ¿dónde podría encontrarse afuera de la creación? Considerando la creación, (eso hacen los creacionistas) como toda la existencia, todo el Universo y los universos de universos, en qué parte, ¿en qué “lugar” afuera de tal Creación podría “estar” esa entidad Divina? Dios Es Conciencia Felicidad. Sat Chit Ananda. Omnisciencia, Presencia omni-penetrante, omnipoderosa, sin el poder de conciencia nada puede ser considerado existente. “Existo (soy) desde siempre y para siempre, y si no existo, nada más podría existir”. Y en el presente activo, esta presencia es omni-presenciadora de toda actividad fenoménica.
La Conciencia Esencial contiene el río de contenidos cambiantes así como la luz blanca contiene en sí todos los posibles colores y sus gamas. Conciencia como contenedor y como contenido……….. Luz eterna que resplandece a pesar de cualquier duda mental, a pesar de cualquier confusión que la mente discursiva y los condicionamientos o semillas, o vasanas, puedan mostrar. Luna que mira su propio reflejo en el estanque de las aguas quietas de la mente, en forma pura (sátvica) o las aguas inquietas y agitadas de la mente, en forma distorsionada (rajásica) o las aguas oscurecidas por la inercia de los condicionamientos, el temor o la duda (tamásica). Presenciación, observación sin juicios. Conciencia de los tres estados mentales de vigilia, sueño con sueños y sueño profundo. Sí mismo eterno que Es, a pesar de cualquier concepto sobre el ser o el no ser.
Y como algunas veces me comenta Malak, mientras no hay la realización de esta realidad, sintiendo que soy el reflejo y aún considerando las cosas en forma dual, tengo dos opciones. O voy en los brazos del Padre o voy caminando a Su lado. Con gestión o sin gestión, voluntad o sin voluntad, entregado o luchando, sufriendo el karma (acción propia) o aceptándolo… y parezco caminar por el sendero de la vida, tiempo y espacio que aparece como un bosque, ya sea florido y alumbrado o tenebroso y oscurecido por las sombras. En la auto realización de mi propia verdad se encuentra la llave que abre la puerta… que nunca estuvo cerrada… para pasar al lugar que nunca dejó de estar, aquí y ahora. En este cielo en la tierra, la felicidad de Ser Conciencia, o la Conciencia de Ser Felicidad, Soy y Existo, no siendo dos.
Maria Luisa

………………….. y viniendo al caso, tomado del libro Resplandor No dual…. agrego:
4.13 ML: ¿Qué papel juega el yo con respecto a la realización?
R.Malak: Lo Divino es creador y criatura de sí mismo, así como veo a lo Divino, lo Divino me ve a mi, lo visto es lo mismo que el veedor. La Conciencia Esencial es el sustrato de todo, y es lo que uno es en verdad. El error está cuando nos referimos a nosotros mismos diciendo: “Yo hago esto o lo otro”. Salgamos de esa forma de mirar, ya que nos estamos limitando como una entidad. Es cierto que tenemos cuerpo físico y también es cierto que las actitudes seguirán fluyendo en forma natural, pero cuando nos asomamos a la realización deja de existir el centro conocido como yo, la pared que nos mantiene separados llamada egoísmo cae estrepitosamente. Hasta no abandonar el mundo construido por el ego, no podremos darnos cuenta de lo indescriptible. Una vez que eso ocurre las aflicciones disminuyen  y desaparecen, al disolverse el yo virtual que las sufría.
Otro error es la forma como nos identificamos como ejecutores de la acción, convertimos nuestro funcionar en una cárcel que nos impide vivenciar lo actual, proyectamos el yo a través del tiempo al desear, y con ello caemos en las ansias por el fruto de la acción. Cuando nos consideramos los ejecutores de la acción, siempre estamos generando semillas que llevarán a un karma, es decir, a sufrir las consecuencias. Lo mental producido en la conciencia del sí mismo obscurece la naturaleza esencial e impide darnos cuenta de nuestra realidad como Ser Conciencia. Los contenidos mentales de distintos tipos, en los diferentes umbrales, constituyen los velos que ensombrecen la luz de la comprensión, más aún si nos apegamos a los planos más burdos que nos mantienen envueltos en las ilusiones y limitaciones.
En la observación sin juicio se provoca un estado alerta, no obstante pasivo, el cual permite escuchar lo que está más allá de las conclusiones verbales, y las palabras dejan de confundir ya que sólo son medios para la comunicación. Es un escuchar de pasividad alerta. Allí comienza el abandonar la identificación, sobre todo con el cuerpo, con la mente y la emoción. Aparentemente ni siquiera se torna consciente de la existencia, se está en presencia de la misma fuerza vital como principio, y si hay accionar esto sucede espontáneamente.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Volcando los conceptos… Ser y Existir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s