Chat del 14-08-09

Participante 1:

estoy un poco desmoralizado

veo que no tengo la voluntad necesaria para la práctica

debo ser un verdadero zángano

Maria Luisa:

jajajaja

cuál práctica?

Participante 1:

La práctica.

la meditación o como quieras llamarlo

Maria Luisa:

cuéntame qué haces

o pretendes hacer

Participante 1:

la observación sin juicios en la vida cotidiana

Maria Luisa:

y cuál es el esfuerzo que tienes que hacer como para que te de pereza?

Participante 1:

evitar los juicios

detener a los perros

Maria Luisa:

no los evites

cuando está la observación sin juicio no hay alguien que pueda o quiera evitar algo

Participante 1:

si no evito los juicios nunca estará la observación sin ellos (lógicamente)

Maria Luisa:

se trata de observar sin juicio a los juicios

esa observación ya está… no es algo que vas a lograr

es solo darte cuenta de que ya es

Participante 1:

¿no es distinto observar a los juicios sin juicios y observar los fenómenos o pensamientos sin juicios?

Maria Luisa:

acaso qué son los pensamientos?

o qué son los juicios?

no son pensamientos?

Participante 1:

y los fenómenos?

Maria Luisa:

los fenómenos, qué pasa con ellos?

cuáles fenómenos

Participante 1:

el acontecer de cada día

Maria Luisa:

o sea, la vida cotidiana

Participante 1:

los fenómenos que aparecen en lo cotidiano, sí

al final acabo haciendo juicios de los juicios.

Maria Luisa:

pues date cuenta y verás que no tiene sentido

Participante 1:

darme cuenta de qué?

Maria Luisa:

date cuenta… de que puedes observar los juicios

Participante 1:

sí, los observo (pero emito juicios sobre ellos)… “esto es un juicio, ¡qué juicio tan retorcido!”, etc. La mente evalúa todo.

Maria Luisa:

pues al darte cuenta de eso, ya estás fuera de ella

si no te dieras cuenta no me lo dirías

Participante 1:

¿fuera de la mente? no lo percibo así.

Participante 2:

Como continuación de lo de ayer…

quería preguntarte algo

Maria Luisa:

dime

Participante 2:

Pongamos que ya estoy en el “SOY”

o sea, “yo soy”

Pero, por lo que he leído, ese no es el final del “camino”…

sino, más bien, el principio

porque ese “Yo”, ese “soy”… ¿No es el ego?

Maria Luisa:

el ego es una sombra que tú observas

que tú iluminas

tú eres tú

Participante 2:

ya

Maria Luisa:

el ego es la imagen de ti

mas allá del Ser … nada es

Participante 2:

recuerdo de ayer que dijiste que una vez surge el “yo”, surgen también los otros, todas las cosas…

Maria Luisa:

el yo…. cuando el sentido de ser está asociado a ser el cuerpo

es lo que da paso al yo soy esto

Participante 2:

y también el “yo sicológico”, o mente, supongo…

Maria Luisa:

ahi…. tú supones ser un ente

cual es ese yo sicológico?

cuantos yo tienes?

Participante 2:

el ego es el “yo psicológico”, lo he llamado de esta forma algo pedante. Me parece que es lo mismo

Participante 2:

para distinguirlo, en cierto modo, del sentimiento de ser el cuerpo

Maria Luisa:

quién se da cuenta del yo sicológico?

Participante 2:

El Sí mismo

Maria Luisa:

ambos me están haciendo preguntas más o menos paralelas al mismo tiempo

pues pondré claro el punto ontológico que trata eso, a ver si lo aclaramos al menos conceptualmente

Participante 2:

ok

Participante 1:

ok

Maria Luisa:

Observación sin juicios… es la observación, donde tanto el observador como lo observado están contenidos

cuando se propone la observación sin juicios como si fuera una práctica

en realidad es solo un señalamiento para ser lo que somos

ya lo soy…. esa observación, que no es una entidad, un objeto, una cosa

Participante 2:

Entiendo, porque si simplemente tratamos de “reprimir” los juicios y decirme “no debo juzgar”… No funciona

Maria Luisa:

no estamos buscando que algo funcione

y cuando aparece el deseo, sea cual sea… es porque estamos identificados con el observador

Participante 1:

el juicio es el observador?

Participante 2:

Bueno, es una forma de hablar. Quiero decir que, en ese caso, la “máquina” de hacer juicios aún se acelera más. A mí me pasa

Maria Luisa:

el juicio da forma al observador, y el observador da forma al juicio

por qué juzgamos algo?

por qué formamos pareceres acerca de lo observado?

por qué?

Participante 1:

dije que los juicios surgen automáticamente

Maria Luisa:

ok..los juicios son los automatismos que llevas dentro

los condicionamientos que hacen que los pensamientos sean circulares

Participante 1:

y esos automatismos no se pueden interrumpir?

Maria Luisa:

si, se puede

Participante 2:

Me parece que has dicho antes que si vemos lo observado y al observador, como dentro de “Mí”, ya se trasciende el problema de los juicios…

Maria Luisa:

ese “mi” es observación sin forma

Participante 2:

Sí, ese “Mí”, sería el “Sí mismo”

Maria Luisa:

al mirar sin los velos de la mente… se está percibiendo la realidad sin filtros

los filtros son los condicionamientos,

el tiempo

el espacio

la identificación

y la pertenencia

Participante 2:

Pues esto me parece que enlaza con el tema que saqué yo.

El de los “dos” yoes: El Yo superior (sí mismo) y el yo velado, sombra del anterior, el ego

Maria Luisa:

si

la identificación con el cuerpo, mente, emoción, produce el ego

Participante 2:

No podríamos, quizás, en ocasiones, confundir esos dos “yoes”

Maria Luisa:

de hecho se confunde constantemente

eso es la ignorancia de tu real naturaleza

Participante 2:

es decir, estar en el ego, en el yo inferior, y, engañados, creer que estamos en el Sí mismo

Maria Luisa:

nunca estas fuera de Si Mismo…eso eres y solo eso

Participante 1:

estamos siempre en el Sí mismo y creemos que no lo estamos?

Maria Luisa:

el ego está siendo “visto” desde el Si Mismo

Participante 2:

pero el ego puede usurpar….

Maria Luisa:

ese es el punto!

Participante 2:

fingir….

autoengañarse…

Maria Luisa:

el ego no hace nada porque no tiene poder

el ego es una idea

una idea que te haces de ti mismo

quién se la hace?

Participante 1:

la mente

Participante 2:

ya…

Maria Luisa:

la mente es las ideas

Participante 1:

el si mismo?

Participante 2:

entonces hay que admitir que el Sí mismo se puede equivocar, al creerse el “ego”, que además ni siquiera existe…

Maria Luisa:

las equivocaciones son solo ideas

el Si Mismo…es lo que eres… es Ser-Conciencia-Felicidad

el ego existe… como una formación conceptual que emana de la conciencia

Participante 2:

ya, entiendo, y las ideas son el “reino” del ego

Maria Luisa:

el ego no reina nada

el ego son un conjunto de ideas

ideas que llevan a más ideas

una circularidad de pensamientos

Participante 1:

y las ideas son fruto de la función de la conciencia llamada mente

Maria Luisa:

eso!!!!

Participante 1:

luego las ideas son fruto de la conciencia

Maria Luisa:

frutos de la función

Participante 1:

del si mismo

Maria Luisa:

los pensamientos surgen de la conciencia

se sostienen en la conciencia

y regresan a ella

a esos pensamientos los llamamos mente

así como a la función de ordenarlos

Participante 1:

y la conciencia es una función del Sí mismo?

Maria Luisa:

nooo

la mente

Participante 1:

qué es la conciencia?

Maria Luisa:

la Conciencia Es el Si mismo

Conciencia de Ser felicidad

esa es la base, el trasfondo

Participante 1:

entonces podría decirse que la mente es una función del Sí mismo

Maria Luisa:

Si, exactamente, un instrumento

Participante 2:

Entonces la mente es la “sombra” de la Conciencia, una función suya?

Maria Luisa:

una herramienta para moverse en la manifestación

Participante 1:

una función para actuar en el mundo fenomenológico

Maria Luisa:

eso mismo!

Participante 1:

pues, como decimos en España, ¡me cago en ese instrumento!

Maria Luisa:

pues como dice Malak

puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo

Participante 2:

Es difícil entender por qué sufrimos, por qué estamos (o nos parece estar) en la ignorancia…

Participante 1:

y cómo hacer a la mente mi amigo?

Participante 2:

como consecuencia de todo ese proceso aparentemente tan paradójico

Maria Luisa:

sufres porque la Conciencia de Ser Felicidad se ha cubierto

con los velos de la identidad, la pertenencia, el tiempo y el espacio

Participante 1:

y cómo hacer a la mente mi amigo?

Participante 2:

Hay una doctrina en el hinduismo, supongo que habréis oído hablar de ella: el “lila”, el juego cósmico… que viene a decir que toda la manifestación es un “juego” del Absoluto…

Maria Luisa:

cuando te das cuenta que puedes observar que tienes un cuerpo pero no eres el cuerpo, que tienes pensamientos (mente) pero no eres la mente, que tienes emociones pero no eres esas emociones

ahí…. estás en la observación

Participante 1:

que tengo un coche, pero no soy eso

Maria Luisa:

por tanto desde el Si mismo, estos son usados como instrumentos

pero si te identificas con ellos es que están andando los automatismos, los condicionamientos, y a eso lo llamamos sufrimiento, persona…ego

Participante 1:

y cómo acabar con los automatismos?

Maria Luisa:

no hay que acabar con ellos

solo date cuenta de ellos

Participante 2:

sí, eso me convence más que lo del “lila” cósmico

lo de los “velos” que nos ocultan la realidad

Maria Luisa:

estos velos son la ilusión llamada maya:

cuando te das cuenta de ello…

Participante 2:

ya, la ilusión, maya

Maria Luisa:

y el instrumento es usado, no tú usado por él… se le llama Lilah

o juego Divino

Participante 2:

pues eso del Lilah… No sé….

Maria Luisa:

Lilah…. es ser libre de Maya

Participante 2:

es una teoría que no me gusta…

Participante 2:

porque… ¡vaya jueguecito!

Maria Luisa:

Lilah…es permitir que lo que ya está programado funcione… y no identificarte con ello

Lilah… es estar en el mundo sin ser del mundo

Participante 2:

pero eso conduce también a la irresponsabilidad…

Maria Luisa:

de quien?

si eso conduce a la irresponsabilidad es que no estas usando el instrumento

Participante 2:

del Absoluto, quizás… , que como juego ha hecho un mundo donde ocurren cosas tan horribles como en éste

Maria Luisa:

según el color de tus lentes, es el color del mundo que ves

es cierto que ocurren cosas horribles, pero también ocurren cosas maravillosas

Participante 2:

bueno… el holocausto (6 millones de muertos), por ejemplo, cómo hay que mirarlo?

Si ese es su juego… ¡Que pare que yo me apeo!

Maria Luisa:

Lo entiendo como un efecto de una serie de razones egoístas que motivaron el funcionamiento

son egoístas, porque están basadas en el ego

Participante 1:

siempre acabo en la misma cuestión: he entendido mentalmente tu exposición, María Luisa, pero lo que quiero es vivificarla.

Maria Luisa:

ya la estas viviendo

tú estas viendo

quién eres tu?

Participante 1:

yo, no hay otra posibilidad.

Participante 2:

Bueno, Participante 1, me parece que ese es el problema de todos… Lo vemos, pero cómo vivirlo?

Esa es la pregunta del millón!

Maria Luisa:

verlo es vivirlo

verlo = darse cuenta

Participante 1:

cómo conseguir CERTEZA?

Maria Luisa:

Darse cuenta = conciencia

Participante 2:

eso, cómo conseguirla?

Maria Luisa:

conseguir es un propósito de la función mental

está diseñada para obtener cosas y hacerlas una pertenencia

Participante 1:

sin certeza no puedo vivificarla

Participante 2:

ya, ya. Entiendo… Estoy liado en una serie de paradojas…

un laberinto de paradojas!

Maria Luisa:

la mente no puede conseguir la certeza

Participante 1:

la mente no tiene existencia propia

Maria Luisa:

es la mente la que quiere eso

Participante 2:

eso ya está claro… la mente no puede alcanzar la certeza

Estuve leyendo ayer cosas de Wittgenstein

Maria Luisa:

la única certeza es que tú eres…. Soy

Participante 2:

eso venía a decir…

Participante 1:

pues no entiendo la vivificación sin certeza absoluta

Maria Luisa:

para qué quieres mas?

vivir el Soy y quedarse en ello

lo demás viene por si mismo

Participante 1:

Certeza de que no soy la mente

Participante 2:

Porque quizás, para llegar a la certeza, hay que sortear la mente…

Participante 1:

Certeza de que no soy el cuerpo

Certeza de ser

Maria Luisa:

ten la certeza de que no eres el cuerpo

atender al momento presente

al presente activo

Participante 2:

Yo ahí discrepo con Participante 1…

Me parece que para mí, la certeza de que “soy”…

es más evidente de que “soy el cuerpo”…

Participante 1:

pues como no me la des (la certeza)

Participante 2:

porque, si lo analizo y voy prescindiendo de partes de mi cuerpo… dónde reside el yo?

No consigo encontrarlo por ahí

Maria Luisa:

puedes recibir esa certeza de “otros” con confianza…. si confías en ello y dejas la mente tranquila, el presente activo… en observación sin juicio resuelve todo eso

Participante 1:

vale, soy ¿qué soy?

la mente se dedica sistemáticamente a dudar.

Maria Luisa:

no importa lo que seas…vive lo que eres

eso que no tiene forma, antes del pensamiento

Participante 2:

Ah, eso es cierto: la mente es una máquina de enjuiciar y de dudar…

Participante 1:

“vivir lo que eres” parece un slogan

las palabras no me quitarán la sed

Maria Luisa:

así es

prestando atención

nadie lo puede hacer por ti

Participante 2:

Consuélate, Participante 1… “La sed” es universal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s